CESAR’s Daily Brief: EL HÁBITO DE LA AUTO-DISCIPLINA

El hábito de la auto-disciplina

La auto-disciplina es un trabajo tanto de progreso como un objetivo a largo plazo. La idea es mejorar la auto-disciplina. Ser auto-disciplinado, por otro lado, no es algo que pueda lograrse una vez y luego olvidarse. Una vez establecida, la auto-disciplina debe ser considerada como un estilo de vida: debe cultivarse todos los días y actualizarse regularmente para que sea relevante y útil. La autodisciplina es un hábito, un hábito saludable si desea que tu vida tenga más sentido.

La columna vertebral de una persona exitosa es la auto-disciplina. La auto-disciplina llevará a una persona a su objetivo, ya sea un logro personal, un éxito profesional o ambos. Todo comienza con un fuerte sentido de autocontrol y estricta disciplina.

Los pensamientos han sido sometidos. Las emociones y las situaciones están bajo control. Esto no quiere decir que las ideas no se descontrolen y que las emociones no salgan a la superficie. Simplemente implica que nunca se les permite ejercer influencia sobre el individuo. Uno podría tener los ojos llorosos al ver la tarjeta de cumpleaños, pero no dejaría que esta emoción se apoderara del resto del día…!Esto es autocontrol!

El individuo está a cargo de sus pensamientos y sentimientos. El autocontrol se convierte en un hábito y se convierte en tu nuevo mejor amigo. Un fuerte deseo de lograr estos objetivos no será suficiente. La clave del éxito es una comprensión profunda de los talentos y defectos únicos de cada uno, así como una comprensión de cómo disciplinarse a uno mismo. La distinción entre el fracaso y el éxito está determinada por los hábitos de cada uno.

Las personas exitosas entienden que la disciplina es la clave para lograr metas futuras. Utilizan la disciplina de manera regular para
cumplir sus metas. Ellos entienden cómo usar una base sólida. Construido sobre hábitos sólidos para lograr el éxito. Son muy conscientes de que la auto-disciplina les ayudará a lograr más en menos tiempo, lo que los convierte en un miembro valioso del equipo.

Pero, ¿De dónde se origina esta disciplina? ¿Cómo es que un individuo parece estar cómodo con el manejo de sus acciones y comportamientos mientras que otros fallan a diario? ¿Cómo es que algunas personas parecen tener un gran control sobre sus vidas, mientras que otras nunca parecen saber dónde están sus zapatos, y mucho menos a dónde van? La respuesta es simple: hábito.

El hábito es el principal motivador del comportamiento. Si una persona es capaz de regular sus hábitos, puede ejercer un control estricto sobre sus hábitos personales.

Además, construir buenos hábitos es tan básico como saber dónde están tus zapatos. Una persona auto-disciplinada tendría un área de almacenamiento de zapatos. Cuando se quitan los zapatos, se depositan en esta área designada. El individuo auto-disciplinado nunca llega tarde al trabajo porque no pudo encontrar sus zapatos. Si esto te suena familiar, intenta este ejercicio simple. Elije una ubicación específica para los zapatos. No importa si está en el armario, debajo de la cama, al lado de tu buró, o en otro lugar.

La ubicación designada es una preferencia personal. Haz un esfuerzo consciente ahora, todas las noches, para colocar los zapatos en la posición designada cada vez que te los quite. Un día, será obvio que esto se ha convertido en un hábito, un buen hábito, ya que no habrá más búsqueda de zapatos en las mañanas frías y oscuras. Si bien este ejercicio puede parecer simple, es un excelente ejemplo de cómo establecer una meta, planificar para alcanzar esa meta y lograr ese objetivo.

Los buenos hábitos permitirán a una persona idear una estrategia eficaz para lograr objetivos futuros. La auto-disciplina nunca se hará realidad a menos que se formen buenos hábitos. Pero, ¿Cómo se forman estos comportamientos? ¿Qué hace que sea tan difícil romper con los hábitos dañinos?

El problema es con las vías en nuestros cerebros. Cuando se forma un hábito, ya sea bueno o dañino, el cerebro establece vías que instruyen al cuerpo para que actúe de cierta manera cuando ocurren ciertos eventos. Cuando otra persona enciende un cigarrillo, un fumador deseará hacer lo mismo. Ver y oler un cigarrillo activa las conexiones neuronales en el cerebro de un fumador, lo que provoca que anhele su propio cigarrillo.

Esta es la razón por la que a los fumadores de cigarrillos que intentan dejar de fumar se les aconseja con frecuencia que modifiquen algunas de sus actividades cotidianas. Fumar se asocia frecuentemente con otras actividades. Los bebedores de cerveza que fuman consumirán más cigarrillos mientras beben. Los fumadores se encenderán reflexivamente mientras se sirven su primera taza de café en la mañana. A las personas que fuman mientras conducen largas distancias se les puede recomendar que masquen chicle. Las personas que beben pueden necesitar reducir sus visitas al bar local. En lugar de encender un cigarrillo, los consumidores de café necesitarán encontrar algo que hacer con sus manos.

Las vías neuronales generadas por el hábito indeseable pueden romperse. Requerirá tiempo y esfuerzo. Sin embargo, no fumar se convierte en un buen y nuevo hábito.

Cambiar los hábitos negativos por buenos requiere esfuerzo, pero es factible. Se necesita tiempo para desarrollar buenos hábitos y tiempo para romper comportamientos negativos. Comience poco a poco, trabaja duro y explora algunas estrategias básicas para facilitar el hábito de cultivar comportamientos excelentes. Comience por estar agradecido por lo que ya está presente en su vida.

Los seres humanos pasan demasiado tiempo deseando cosas mejores y más grandes. Las personas pueden comenzar a darse cuenta de lo que es verdaderamente importante en la vida y comenzar a desarrollar planes para agregar a esas cosas que son verdaderamente significativas después de que aprendan a estar contentos con lo que tienen actualmente en lugar de perder el tiempo buscando lo que no tienen.

Los seres humanos pierden demasiado tiempo sintiendo emociones ineficaces como la culpa o la ira. Las emociones negativas consumen demasiada energía que podría usarse para enfocarse en los aspectos positivos de la vida.

Dejar ir las emociones negativas libera la mente, el corazón y el alma para enfocarse en los impactos positivos que producirá el desarrollo de nuevos hábitos. Aprender a dejar ir las emociones negativas es en realidad un método fantástico para desarrollar la autodisciplina. Es un método para que el resto del mundo vea tu poder interior.

La meditación diaria tiene un tremendo impacto en la capacidad de uno para volverse más auto-disciplinado. La meditación da como resultado una mente tranquila y un corazón relajado. Beneficia tanto el bienestar físico como mental. Unos minutos de meditación al día llevan al cuerpo a sincronizarse mejor con la mente. Si la mente está relajada y abierta a recibir excelentes pensamientos, es mucho más sencillo formar buenos hábitos que conduzcan a la autodisciplina.

Es fundamental definir metas precisas y escribirlas. Cuando se escribe una meta, se convierte en una entidad viviente, algo que se puede ver. Las metas retenidas en la mente carecen de la misma tenacidad que las metas escritas. Los objetivos en la mente pueden olvidarse o ignorarse. Los objetivos escritos en papel son visibles cada vez que se ve el papel y, una vez escritos, son imposibles de ignorar.

Recuerda comer saludablemente y dormir lo suficiente regularmente. Cuando el cuerpo está desnutrido, es incapaz de procesar nuevos comportamientos. Una buena alimentación saludable es fundamental para proporcionar al cuerpo la energía que necesita para centrarse en nuevos y mejores hábitos. Esto es especialmente importante cuando se trata de romper hábitos dañinos. Los malos hábitos requieren el gasto de energía adicional. El sueño también es muy vital. La mayoría de los adultos requieren de siete a nueve horas de sueño por noche.

Juega con los números hasta que descubras la cantidad correcta y luego respétala. Haz todo lo posible por acostarte a la misma hora todas las noches y despertarte a la misma hora todos los días. Este es un excelente hábito que conducirá a la autodisciplina de hábitos personales. Por supuesto, las cosas suceden y las personas ocasionalmente se retrasan. Pero retoma el rumbo lo antes posible y no te detengas por uno o dos pequeños errores, esto suele ocurrir.

El ejercicio es otro hábito beneficioso que debe incorporarse a la rutina diaria de uno. El ejercicio regular es esencial para mantener
buena salud. Muchas personas asocian la palabra “ejercicio” con negativa connotaciones.

Sin embargo, el ejercicio no tiene por qué ser algo malo. no implica salir corriendo para unirse al gimnasio local o comenzar a prepararse para un maratón. El ejercicio se define como cualquier cosa que hace que el cuerpo se mueva. ir por un caminar, saltar la cuerda, jugar con los niños en el patio delantero, cualquier cosa, simplemente muévanse. Participar en un equipo deportivo. Recuerda lo divertido el béisbol solía ser. Rastrilla las hojas, limpia el garaje y monta la cortadora de césped para limpiar tu patio. La actividad física regular alivia el estrés y la tensión y es otro enfoque para formar un buen hábito.

Organízate. Algunas personas son inherentemente organizadas, mientras que otros deben trabajar muy duro para organizarse. Si este último grupo parece ser más familiar, no esperes volverte completamente estructurado de la noche a la mañana. La organización no tendrá lugar, sino el fracaso. Estar bien organizado es un hábito que hay que desarrollar, sólo como cualquier otro comportamiento excelente. Comienza organizando una cosa a la vez, comienza con un cajón este es compacto y fácil de organizar.

Prepara algunas cajas. Cuando tomes artículos del cajón, examine cuidadosamente y trate de recordar la última vez que se usaron. Si se han pasado más de seis meses, el artículo ya no es necesario. Mientras estás en eso, prepara algunas cajas. Si el artículo todavía está en buenas condiciones, se coloca en la caja de donación. Si un artículo ha dejado de ser útil, se coloca en una caja para ser desechada.

¡Mantén tu determinación! sólo guarda algo sólo en caso de que sea necesario. Cuando un cajón está vacío, pase al siguiente. Cuando todos los cajones ha sido ordenado, ve a los gabinetes. La casa permanecerá limpia y bien organizado, siempre y cuando no se devuelvan cosas innecesarias. La limpieza se convertirá en una segunda naturaleza.

Otro objetivo que debe perseguirse para desarrollar una excelente hábitos y ser auto-disciplinado es la gestión del tiempo. Cuando no hay gestión del tiempo, el tiempo se convierte en el administrador, y el tiempo es un pésimo gerente. El tiempo no administrado se desvanecerá rápidamente, sin dejar tiempo en el día para completar todas las tareas que deben ser completadas. La gestión del tiempo no es más que una estrategia para lograr orden y organización. Organizar las actividades es un importante aspecto de la gestión del tiempo. Eso es todo al respecto.

Considera cuánto tiempo desperdicias durante el día en cosas que no son necesarios. ¿Cuánto tiempo se pierde buscando a través de un cesto de ropa sucia por un par de calcetines? cuando sería mucho más fácil si el calcetines estuviera en su respectivo cajón. ¿Cuánto tiempo se pierde decidiendo qué preparar para la cena cuando no hay un plan de comidas predeterminado para recomendar, ah y ¿Cuánto tiempo se pierde buscando zapatos extraviados? Todo suma, así que recuerda incorporar en tu vida…EL HÁBITO DE LA AUTO-DISCIPLINA.

Hooyah

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.